9

‘Low cost’, ‘slow travel’ y otros inventos

October 29, 2008

Publicidad / Advertisement

En una década, el mundo del turismo ha vivido un vuelco radical empujado por la revolución tecnologica, los cambios en el mapa político europeo y las nuevas tendencias.

 

El elemento crucial de esta transformación ha sido la expansión de Internet, o mejor dicho, de la conexión ADSL, que desde 2003 permite a los internautas españoles navegar por la Red a toda velocidad. El 60% de los que compran por Internet lo hacen para adquirir billetes de avión o reservar hoteles. En Europa, el sector turístico online mueve ya más de 31.000 millones de euros (5.200 millones en España, según un informe de 2007 de la consultora DBK). Como declaró en una ocasión Stelios Haji-Ioannou, el fundador de la bajo coste Easyjet: “Google se ha convertido en la mayor agencia de viajes del mundo”.AGENCIAS.COM

“En una década, Internet ha pasado de ser una potencial amenaza a convertirse en la principal herramienta de gestión de las agencias”, asegura Rafael Gallego, nuevo presidente de la Federación de Asociaciones de Agencias de Viaje (FEAAV). Con la entrada en el mercado español de las primeras agencias online, hacia 1998, el futuro de las tradicionales parecía comprometido, pero no ha sido así, al menos, no para todas. En los últimos cinco años se ha pasado de 7.000 oficinas a pie de calle a más de 9.000, según un estudio de Savia-Amadeus, aunque la mitad de ellas son franquicias de los cinco grandes grupos verticales que existen en España: Marsans, Globalia, Orizonia, Barceló y Viajes El Corte Inglés. Para Gallego, su futuro pasa por un modelo híbrido, con un mostrador abierto al público y un sitio de venta en Internet. Gallego augura que en el próximo lustro sólo quedarán dos tipos de agencias: las de las grandes redes, centradas en el precio de los paquetes, y las pymes, con un servicio cada vez más especializado y basado en el trato personal.

AVE

Las nuevas rutas de trenes de alta velocidad se perfilan como grandes competidoras de las líneas aéreas, de las que están empezando a copiar la fórmula de precios de bajo coste y venta electrónica. En los seis primeros meses del año, el AVE ha supuesto una reducción de pasajeros del 14,2% del tráfico del corredor aéreo Madrid-Barcelona, según AENA, e Iberia reconoce haber reducido su oferta en el puente aéreo en más de un 20%. Se plantean alianzas entre las compañías de ferrocarriles y las aerolíneas, que podrían sustituir parte de sus rutas domésticas por trayectos en tren, como ya ocurre en Francia. En España se ha sentado un precedente con el acuerdo entre Renfe y Air Europa para ofrecer billetes combinados de tren y avión. En enero de 2005 se puso fin a 64 años de monopolio de Renfe, que quedó segregada en dos compañías: Renfe operadora y ADIF, encargada de la gestión de las infraestructuras. Empresas como Continental Rail y Acciona rivalizan con Renfe en el transporte de mercancías, y en 2010 será un hecho la liberalización del transporte de pasajeros, lo que aumentará la oferta y la competencia.

BAJO COSTE

Hace 10 años, nombres como Ryanair, Easyjet, Air Berlín, Germanwings o Transavia no significaban nada para el turista español. Hoy, éstas y otras aerolíneas de bajo coste acaparan más del 30% del tráfico aéreo en los aeropuertos españoles, y gracias a ellas el viajero español está descubriendo los atractivos de ciudades de las que antes apenas había oído hablar, como Billund (Dinamarca), Eindhoven (Holanda), Leeds (Inglaterra), Gotemburgo (Suecia), Liubliana (Eslovenia) o Shannon (Irlanda).

Su irrupción ha tenido una importancia trascendental en el sector: ha obligado a las compañías tradicionales a replantearse sus modelos de gestión y a adoptar estrategias similares a las de las low cost. También ha sido la causa de la desaparición de algunas aerolíneas y de la actual ola de fusiones (Air France-KLM, Iberia-British Airways o, entre las de nueva generación, Clickair y Vueling, a partir de marzo del 2009). La fórmula también se ha extendido a otros medios de transporte y servicios turísticos, como los coches de alquiler, los hoteles y los cruceros.

BILLETE ELECTRÓNICO

El 1 de junio de 2008, a sus 91 años, murió el billete de avión. Las aerolíneas representadas por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) han enterrado el papel y desde ese día sólo comercializan pasajes electrónicos. En su lugar, un código en una base de datos y la posibilidad de facturar, elegir asiento e imprimir la tarjeta de embarque en casa. El cambio supone más rapidez y comodidad para el pasajero y un ahorro de nueve euros por pasaje y casi 2.000 millones de euros anuales para las compañías. De paso le hace un favor al medio ambiente: IATA prevé que se talen 50.000 árboles menos al año.

El paso siguiente, todavía en fase de pruebas, es la tarjeta de embarque en el móvil. Un sistema que permite descargar, mediante un mensaje multimedia, una especie de código de barras con los datos del vuelo y del pasajero. Una vez descargada la imagen, basta con pasar la pantalla del móvil por unos lectores especiales instalados en los accesos de seguridad y en las salas de embarque de los aeropuertos. La misma tecnología permite emplear los móviles como llaves de hotel o medios de pago.

CIELOS ABIERTOS

El 30 de marzo entró en vigor el Acuerdo de Cielos Abiertos, por el cual todas las compañías aéreas de la Unión Europea ya pueden efectuar vuelos directos hacia Estados Unidos desde cualquier lugar de Europa, y no sólo desde su país de origen, como se les exigía hasta ahora. Para Jacques Barrot, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de la política de transportes, la reforma “marca el inicio de una nueva era para la aviación transatlántica, que aumentará la competencia y abaratará los vuelos a EE UU”. Incluso se ha empezado a hablar del nacimiento de los vuelos transoceánicos de bajo coste. La Comisión Europea calcula que el acuerdo incrementará un 50% el número de pasajeros e impulsará la creación de 80.000 puestos de trabajo.

CITY BREAK’

Desayunar en casa, comer en París y volver para la cena. Vuelos de ida y vuelta en el día a precios económicos, sin pagar hotel y con la ventaja de no tener que cargar maletas. O, lo que es más habitual, una visita de dos días cargada de paseos, compras, descubrimientos artísticos y gastronómicos aprovechando el fin de semana. De la mano de las compañías de bajo coste, los viajes cortos a ciudades, los city breaks, arrasan.

“Antes, la gente viajaba sólo para ver mundo y hacerse la foto. Hoy se busca en el viaje un medio para conseguir experiencias, y se traslada el ocio a los destinos”, explica Matilde Torres, directora de la mayorista Catai, que presentó la semana pasada su nueva división Catai Cultural, escapadas europeas con salidas marcadas por el calendario de festivales, exposiciones y conciertos. “Cada vez más gente, sobre todo los jóvenes, se embarcan en la aventura de ir a ver una exposición, asistir a una obra de teatro o a un concierto a 2.000 o 3.000 kilómetros de casa”. El deporte es otro de los motores. Cientos de aficionados siguen cada fin de semana a sus equipos para animarlos en los campos ajenos, aprovechando las rutas low cost, por no hablar de acontecimientos como los Juegos Olímpicos o la Eurocopa.

CRUCEROS

Los cruceros se mantienen como uno de los sectores más boyantes del turismo. Su precio ha bajado un 22% en los últimos 10 años, según un estudio realizado por la mayorista Un Mundo de Cruceros. El número de cruceristas en España crece a un ritmo de entre el 15% y el 20% anual. A final de año, alrededor de medio millón de españoles habrán pasado sus vacaciones a bordo de uno de estos barcos, una cifra que se eleva a los 16 millones de personas en todo el mundo. España es el segundo destino de cruceros en Europa, tras Italia, y el puerto de Barcelona espera superar este año los dos millones de cruceristas.

CURRO

“¡Ja!, ¡ja ja ja!”. ¿Le suena? Hace 12 años, un oficinista español se empeñaba en demostrar al resto del país que podía pagarse una semana de sus vacaciones en el Caribe con la paga extra. Curro, estrella de la campaña publicitaria de Halcón Viajes a finales de los noventa, se convirtió en un fenómeno sociológico con el que se estrenó la publicidad masiva de las ofertas turísticas y los paquetes “todo incluido”. La fórmula, un combinado de vuelos chárteres y estancias sin gastos extras y a precios muy asequibles, puso al alcance de casi todos el sueño de amanecer en una playa del trópico. Más de una década después, Globalia desempolva sus gafas de bucear y resucita a su célebre personaje con la esperanza de acercarse a ese 40% más de ventas que consiguió con el anuncio.

DISEÑO

Los hoteles han dejado de ser meros lugares de paso para convertirse en espacios sorprendentes gracias al diseño, y surge una nueva tendencia, la del art hotel, con habitaciones y espacios comunes que son también galerías de arte. Bodegas y museos que se han convertido en destinos en sí mismos gracias a la potencia creativa de la arquitectura contemporánea. Y arquitectos como Norman Foster, Frank Gehry, Zaha Hadid, Jean Nouvel, Ron Arad, Emilio Tuñón o Luis Moreno Mansilla devienen en alquimistas capaces de permutar el titanio, el vidrio, el acero o el hormigón de sus edificios en ingresos turísticos.

De Barcelona a Kuala Lumpur y de Madrid a Pekín, las ciudades compiten por vender sus iconos arquitectónicos. Edificios sobre los que se diseñan estrategias y marcas de promoción turística y cultural, el City Marketing, heredero del archiconocido I love NY, diseñado por Milton Glaser en los setenta.

EURO

La entrada en circulación de la moneda única, en enero de 2002, facilitó los viajes a los turistas españoles. A su favor, el ahorro de las comisiones de cambio y una mayor facilidad a la hora de comparar precios. El euro también ha modificado los flujos turísticos: su capacidad como divisa fuerte en los desplazamientos fuera de Europa y su fortaleza actual en el cambio con el dólar ha abaratado los viajes a EE UU o Japón. También dejó atrás las depreciaciones inesperadas, una práctica que fue habitual en España para mantener los precios más competitivos que otros destinos. En contrapartida, España ha dejado de ser un país barato para los turistas portadores de dólares.

LENTITUD

“Hice un curso de lectura rápida y he conseguido terminar Guerra y paz en 20 minutos. Trata de Rusia”. La frase, de Woody Allen, recibe al visitante de la web www.slowtrav.com, un foro para viajeros que abogan por el arte de viajar sin prisas y sin empachos monumentales, acompasándose a los ritmos de la naturaleza, los lugares y la gente. Su logotipo, el caracol. La filosofía slow travel (viaje lento) es heredera del slow food, un movimiento nacido en Italia en 1986 para reivindicar los sabores tradicionales y los alimentos de calidad frente a la comida basura. De la mano de su impulsor, el cocinero Carlo Petrini, se extendió en 1999 a las ciudades lentas (cittaslow), abanderadas por Bra, Greve in Chianti, Positano y Orvieto (Italia), todas ellas poblaciones pequeñas (menos de 50.000 habitantes) y acogedoras que invitan a los viajes tranquilos y reposados. Un club representado en España por las poblaciones de Pozo Alcón (Jaén), Nigüelas (Almería), Rubielos de Mora (Teruel), Bigastro (Alicante), Lekeitio y Mungia (Vizcaya) y Begur, Pals y Palafrugell (Girona).

SOLTEROS

En España ya hay unos ocho millones de singles (solteros, separados, divorciados y viudos). Los de entre 30 y 45 años, los más atractivos para las empresas de turismo y ocio, suman más de tres millones. Viven solos, en su mayoría están exentos de ataduras familiares, viajan un 39% más que la media y consumen el 60% de los productos de cuidado personal. A ellos se dirige el Salón Singles 2008 (www.salonsingles.net), que este año se celebra el 22 y el 23 de noviembre en las dársenas del Museo Marítimo de Barcelona, y en el que un centenar de empresas -agencias de viaje, guías urbanas, empresas de turismo activo y de aventura, casas rurales, restaurantes y spas- presentarán sus propuestas.

TRANSPARENCIA

Se acabó la letra pequeña. Tasas, recargos de combustible, impuestos y otros extras irán incluidos en el precio de los billetes que anuncien las compañías que operen desde aeropuertos de la UE. El nuevo acuerdo, aprobado este verano por el Parlamento Europeo, establece que la tarifa final que el pasajero paga en el momento de hacer la reserva es el que debe aparecer en la publicidad. Una norma similar regula los viajes combinados y exige que en la publicidad y en los folletos de agencias y mayoristas se indiquen claramente todas las tasas y recargos del viaje.

Publicidad / Advertisement

 

Topics: Turismo / Hoteles / Hostales | No Comments »

Comments